Logo Casen Recordati Header

A veces pasa

Todo lo que debes saber sobre la disfunción eréctil

Sentimiento de la mujer ante la disfunción eréctil del hombre

Sentimiento de la mujer ante la disfunción eréctil del hombre

Ante una disfunción eréctil, el hombre no es el único que sufre a pesar de ser el principal afectado. La mujer tiene un papel difícil en este proceso, ya que es la co-protagonista de una situación que atañe a la pareja pero, de la que muchas veces se le excluye por miedo o por vergüenza por parte del hombre.

Tradicionalmente se ha entendido que es el hombre quien debe iniciar las relaciones sexuales, depositando así una carga de responsabilidad sobre él en cuanto a la ejecución. Al mismo tiempo, esta asignación de roles le atribuye a la mujer un papel de sujeto pasivo en todo lo que tenga que ver con el sexo. Aunque las dinámicas de relación afortunadamente ya no siguen los viejos patrones, es cierto que aún se hace costoso hablar sobre ciertos temas que las mujeres saben que pueden afectar a la autoestima de sus parejas y viceversa. Este silencio piadoso que intenta privar de sufrimiento a la persona a la que se ama, finalmente termina por ser, en muchos casos, el peor castigo. La falta de comunicación lleva a cada miembro a vivir la experiencia por separado con los miedos y angustias que esto puede generar al no saber lo que la otra persona está pensando o sintiendo.

«A veces, el cambio en la dinámica sexual puede llevarle a pensar queya no le resulta atractiva o que su pareja tiene otra relación»

Para una mujer acostumbrada a que sea su pareja quien inicie los encuentros sexuales es extraño que, de pronto, él pierda la iniciativa. Este cambio en la dinámica sexual puede llevarle a pensar que ya no le resulta atractiva o que su pareja tiene otra relación. Estos pensamientos pueden llegar a dañar su autoestima y generar una situación de descontento y desconfianza dentro de la pareja que no haga sino aumentar los niveles de tensión.

Pareja sentimiento de la mujer ante la disfunción eréctil del hombre

– En el caso de las mujeres que toman un rol sexual más activo, la disfunción eréctil puede suponer una frustración importante. Esta frustración puede ser interpretada por el hombre como exigencia, lo cual hace que se sienta presionado a tener erecciones para satisfacer a su pareja sexualmente. En este tipo de dinámicas relacionales, lo que suele llevar mal la mujer, es la falta de búsqueda de soluciones, no el problema en sí. En general, las mujeres suelen mostrarse comprensivas y apoyar al hombre cuando padece alguna dificultad. Al ver por parte del hombre un interés genuino por encontrar solución al problema sexual, sentirá que él tiene en cuenta sus necesidades, lo cual hará que disminuya la tensión entre ambos. Si la mujer ve interés por parte de su pareja, le será más fácil involucrarse en el tratamiento ofreciendo apoyo y comprensión.

– En el caso del hombre, la disfunción eréctil puede generar miedos y pensamientos ansiosos respecto a su identidad como hombre y a la posibilidad de que su pareja le abandone o le sea infiel. Todos estos miedos también afectan a su autoestima, disminuyendo la seguridad en sí mismo. Al sentirse más inseguro es posible que tienda a aislarse de su pareja lo cual puede terminar por provocar los problemas de pareja que tanto temía.

«La buena comunicación puede ayudar a ampliar el repertorio de conductas sexuales dentro de la pareja»

Debido a esto, es muy importante puntualizar lo fundamental que es establecer una buena comunicación con la pareja. Hablar de las dudas o de los miedos de cada uno ayuda a fomentar la intimidad en la pareja y la seguridad en ambos miembros. Una vez que se permite hablar sobre ello, la mujer se siente legitimada para expresar, sentir y opinar. Además siente que su opinión y su apoyo son importantes y valorados por su pareja, lo cual suele provocar que se involucre más en el proceso, por ejemplo ofreciendo comprensión y buscando información.

Además, la buena comunicación puede ayudar a que esta situación se convierta en una oportunidad para ampliar el repertorio de conductas sexuales dentro de la pareja. Culturalmente se entiende que la mujer llega al orgasmo a través de la penetración, sin embargo la realidad es otra. Según la Universidad de Chicago casi el 70% de las mujeres no alcanzan el orgasmo sólo con la penetración.

Aunque es cierto que es posible llegar al orgasmo vaginal a través de ella, lo más usual en las mujeres es alcanzar el clímax sexual por medio de la estimulación del clítoris. Esta estimulación puede hacerse de forma oral o manual, por lo que no es necesaria para esta práctica que exista erección. El sexo y el placer están en el cerebro y en la piel, depende de la fantasía, la confianza y la comunicación. Por tanto, cuánta más y mejor comunicación exista entre la pareja, mejores y más satisfactorias serán las relaciones sexuales más allá de que exista erección o no.