Jóvenes eternamente. Mito o realidad

Envejecer es el resultado natural del paso de los años siendo un proceso fisiológico natural e inevitable. La eternidad no es humana pero en la actualidad una gran cantidad de personas de edad avanzada se encuentran en plenas facultades físicas y mentales, llenas de vitalidad, optimismo y ganas de vivir intensamente hasta el último segundo de sus vidas. Jóvenes eternamente, ¿mito o realidad?

El envejecimiento depende de una serie de factores individuales como es el estilo de vida, el medio ambiente, el entorno socioeconómico y el contexto sanitario en el que se desarrolla cada individuo. El reto al que se enfrentan los hombres es envejecer de forma saludable.

Existen unas líneas maestras para conseguir llegar a unas edades avanzadas de forma satisfactoria:

Prevención y cuidado de las enfermedades propias de cada etapa de la vida haciéndoles frente en caso de que se presenten.
– Alimentación moderada e hipocalórica. Dieta mediterránea: verduras, frutas, pescados y cereales integrados. Ingesta regular de agua.
Ejercicio físico diario moderado, sin excesos: el ejercicio moderado y continuo previene de enfermedades como la hipertensión arterial, la osteoporosis, el aumento del colesterol o el cáncer de colon. Un ejercicio excesivo es contraproducente.
Dormir alrededor de ocho horas: el sueño modula los neurotransmisores implicados en superar el estrés oxidativo.
– Eliminar sustancias tóxicas como el tabaco: los fumadores aparte del riesgo de procesos cancerosos, tienen con mayor frecuencia enfermedades coronarias, hipertensión arterial, arritmias e irritación permanente de todo el árbol respiratorio.
Actitud social alegre y constructiva: mantener relaciones sociales agradables y desarrollar aficiones y habilidades que aseguren una buena capacidad mental. Sentido del humor, cordialidad y optimismo.
Actividad intelectual continuada, conservándose física y mentalmente dinámico.
– Liberarse del estrés: Es importantísimo saber desconectar.
Practicar sexo: aparte de su efecto sobre el bienestar y la felicidad, la práctica del sexo es un ejercicio muscular que fortalece el sistema inmunológico. De igual modo, mejora la relación en la pareja y disminuyen la posibilidad de cuadros depresivos.

Junto a estos consejos, es importante volver a replantearse la relación de pareja, intentando un nuevo reencuentro de los dos miembros que llene de ilusión este periodo de la vida. Para ello es primordial la implicación de ambos y así lograr una reeducación en valores y en afectos.