La tremenda cantidad de investigación básica y clínica ha dado lugar a una gran mejoría en el conocimiento de la disfunción eréctil, aportando múltiples, nuevas, seguras y efectivas opciones de tratamiento para pacientes que la padecen.

A pesar de esta diversa disponibilidad en muchos hombres los tratamientos no son efectivos o pronto los abandonan decepcionados.

Es importante para los médicos contar con conocimientos y habilidades esenciales para comunicarse adecuadamente con los pacientes sobre temas de sexualidad, establecer la etiología, desenmascarar posibles y peligrosas alteraciones de la salud y ofrecer las mejores opciones de tratamiento disponibles para la disfunción eréctil.

Hay varias causas a las que achacar estos fracasos en el tratamiento de la disfunción eréctil:

– No implicar a la pareja en el tratamiento de la disfunción eréctil. Es vital considerar la disfunción eréctil como un problema de pareja. Sin la colaboración de ella los tratamientos están abocados al fracaso en gran cantidad de casos. Es bastante habitual que la pareja no quiera tener relaciones sexuales o tenga miedo a posibles efectos secundarios del tratamiento con lo que presiona al hombre para que abandone el tratamiento.

– No informar exhaustivamente de la forma de toma o de uso de las diferentes opciones de tratamiento de la disfunción eréctil. Todo esto siempre sin crear alarmas ni falsas expectativas.

– No modificar los factores de riesgo que determinan la disfunción eréctil. Siempre junto con los diferentes tratamientos es de gran importancia cambiar la forma de vida: pérdida de peso, aumentar la actividad física, abandonar el tabaquismo, la ingesta de alcohol o de otras sustancias tóxicas.

– No tener en cuenta la disminución de la testosterona en pacientes mayores, el llamado hipogonadismo de la edad tardía. Esto ocurre en el 10% de los hombres. En ellos, junto con las diferentes opciones de tratamiento de la disfunción eréctil, hay que usar terapias de restitución de la testosterona para que el tratamiento sea efectivo.

– Uso de medicamentos falsificados. A algunos hombre les da reparo contar al médico su problema de disfunción eréctil y a través de Internet consiguen medicaciones o dispositivos para darle solución y en muchos casos resultan ineficaces o peligrosos.

Para que el tratamiento de la disfunción eréctil sea efectivo hay que asociar a este la corrección de los procesos orgánicos promotores o agravantes de la disfunción eréctil, controlar los hábitos tóxicos, junto a una información y consejo sexual exhaustivo y siempre que se pueda implicar a la pareja.